Archivo para 28 junio 2007

Gracias, querido público.

Este blog a medio gas, como el aquarius en su época, no se anuncia en ninguna parte. No soy famoso, ni yo ni la otra mitad del blog que todavía está por llegar (o por lo menos nunca me lo ha contado). Tampoco hay, por ahora, contenido de calidad (ni de media calidad). No conozco a nadie influyente en la blogosfera y a lo más que me he atrevido es a comentar un par de entradas en algunos blogs que sigo con asiduidad desde hace tiempo. Y sigo sin querer tener un móvil pepino.

Y solo con eso, este blog ha recibido ya 68 (sesenta y ocho) visitas, de personas que no soy yo ni ninguno de mis conocidos del Mundo Real. ¡¡ Esto hace más gente que el club de fans de Vapnet en España !!! Bueno, pueden ser 68 personas, o 6 personas y un “roboc” que le ha dado 62 veces por casualidad a mi web.

No me quiero imaginar lo que pasará cuando empecemos en serio. ¿Llegaremos a las 100 visitas?. Time will tell.

Y a todos los que habeis entrado: Gracias, Thanks, Merci, Arigatou, Tack så mycket !!!!! Dejadme un comentario !!!! O dadme un euro !!!

Anuncios

No quiero un móvil pepino.

Tengo un amigo que aparte de ser amigo mío, es un apasionado de los móviles. Conoce todos y cada uno de los modelos de nokia, con todas las funciones, bluetoothes, megapixeles y demás. Ni que decir tiene que posee un móvil “pepino”, con cámara de fotos, de video, de gas…

Yo tengo un móvil modesto. Pequeñito. Azul. Desgastado de compartir bolsillo con las llaves y unas cuantas monedas. Con algún que otro rasguñito de caerse al suelo. Con la lente de la camarita (a esto no se le puede llamar cámara) llena de pelusilla. Y la pantalla “efecto dálmata”. Es lo que pasa cuando hablas por el movil mientras te das un baño calentito y con espumita… la oreja no está seca, el agua-jabón se filtra por las juntas,… Pero a pesar de eso el movil funciona. Puedes hablar. Puedes recibir llamadas. Puedes escribir y recibir mensajes. Tiene agenda, pantalla en color, tonos en mp3 (aunque casi siempre está en vibración, porque eso de que suene La Casa Azul en una reunión,…).

Pues nada, que intentan convencerme sobre la necesidad de cambiar de movil. Que si pantalla, que si cámara, que si sistema symbian,….

Cómprate un movil con Symbian, le puedes meter aplicaciones, fondos de pantalla, iconos chulos,…

¿Y para qué quiero yo tener iconos y fondos de pantalla cuando lo tengo siempre en el bolsillo o pegado a la oreja?. ¿Escribir en mi blog desde un teclado con 12 teclas?.

Touché. Punto para mí. ¡ Viva, viva !

¿Has pagado alguna vez 4€ por un frappuccino en Starbucks? ¿Y 15€ por una licencia de software?

Si con mi segundo post en el blog batí mi record personal de cantidad de entradas en un blog, con este creo que podría competir para el título más largo. Al menos podría ser campeón de mi pueblo, si se hiciesen ese tipo de campeonatos.

Bueno, a lo que vamos que nos desviamos del tema. Hoy me he bajado una versión de prueba de un programa para escribir entradas en este blog sin tener que entrar en el navegador ni nada de eso. Y como es habitual, puse un nombre y número de serie de los que se obtienen por los malos barrios del internet.

Pues bien, pongo a funcionar el programa, configuro mi cuenta, todo tan fácil y bonito como suele ser en un mac,… Escribo un post de prueba con menos sustancia que la trama de los Teletubbies,… y cuando le doy al botón de “publicar”, me aparece una ventana… con el título de “I’m sorry to tell you that,…” (siento decirte que…)

… un frappuccino tall en Starbucks cuesta unos 4 dólares, y una licencia de este programa 15. El frappuccino te dura, en el mejor de los casos, media hora, y este programa te puede durar años…

Y debajo dos botones “me da igual” y “lo siento”. Como en Starbucks he invertido mucho más que 15 euros, me ha tocado un poco la buena conciencia y he pulsado el de “lo siento”. El programa se ha cerrado automáticamente y he desinstalado la aplicación completamente.

Creo que hasta que no consiga mi licencia de forma legal, seguiré usando la web de WordPress para publicar entradas.

¿Qué hacer cuándo no sabes qué escribir?

El título de esta entrada lo dice todo. Porque no tengo ni idea de qué escribir. Ni nada intersante que decir, ni ninguna foto intersante, ni nada…

¿Nos quedaremos en wordpress?. Time will tell…

En månenatt på Honolulu

Don’t be ridiculous sweet darling,…

El hombre que vendía cosas.


Un hombre que vende cosas, originally uploaded by Señor DeTamble.

Érase una vez, no hace demasiado tiempo, un chico que nunca había estado en Estocolmo (Suecia) fue un día a Granada (España) para terminar un curso. Andando cerca de un parquecito que estaba cerca de la facultad, se encontró con un hombre igualito al de la foto.

Mientras cuidaba de su puesto improvisado hablaba por el móvil sobre algo. Puede que hablara sobre cómo le van las ventas, o sobre qué hace un hombre tan tradicional que vende llaveritos hechos a mano hablando con un aparato tan hi-tech. O puede que estuviera ultimando su plan para dominar el mundo.


Flickr DeTamble