Archivo para 31 julio 2007

Hoy menos, que hemos estado comiendo en el japonés.

Lampara

Queridísimos lectores de este blog,

Hoy, como habeis podido comprobar, no hemos cumplido con nuestro ya habitual ritmo de publicación de entradas. Y no es que hayamos ampliado nuestros fines de semana playeros. Es que, para celebrar el éxito de este blog, hemos ido a comer al japonés al salir del trabajo. Mentira, hemos ido porque la semana pasada se nos ocurrió y ya está.

En fin, que armados de valor y con una temperatura extremísima (a quien se le ocurre salir a las tres de la tarde), la chica de Marte, Il Maestro (Antonio Cucumber, donde la cabra no llega), Julia y el abajo firmante nos hemos metido en un coche con aire acondicionado regulero y hemos ido al restaurante (o restaurant) japonés. Temerarios que somos, señores.

La comida, estupenda. No para tirar cohetes, pero bastante bien. El yakisoba bastante average, el sashimi bueno, sobre todo el tako (pulpo). El sushi también muy bien. Ahora, el sunomono estaba buenísimo, muy refrescante y apropiado con su pepino y sus alguitas… ¡Oishiiiiii! (^_^)

Aemono

Que pena que se les terminó el helado (helao) de té verde…

Por el señor DeTamble

Anuncios

Cosas que hacer en un fin de semana playero

* Encontrar cobertura wifi de una red sin conexión a internet.
* Leer revistas de informática de cuando yo tenía 8 años.
* Comer un serranito del tamaño de un beisbol
* Jugar al Brain Training 2 en la Nintendo DS de mi padre.
* Quedarme en el agua hasta tener los dedos arrugados como garbancitos.
* Hacer algunas fotos.

Historias cotidianas de robots (nostalgias de mi planeta)

 NO ES JUSTO

Hector la miró con ojos derrotados.

No es justo.- Susurró dejando caer sus metálicos brazos.

Alicia aún lloraba, envuelta en esa nube de épica tristeza con la que siempre adornaba sus decisiones importantes.

-Yo tan sólo quería complacerte. Pero tu querías más, siempre más, Alicia.

Alicia se tapó la cara con las manos

-Yo creía en ti, Alicia, me dijiste que todo sería fácil, tan sencillo como lavarse los dientes, me dijiste. Y yo te creí. Creí en tu arte, Alicia, siempre creí en él. Y tu me dijiste que después ya no habría ningún problema, que todo sería perfecto, Alicia. Primero con mis manos, que te parecían demasiado pequeñas y me las cambiaste por otras más grandes. Luego mi pelo, que te gustaba más oscuro. Mis ojos te fascinaban más almendrados, mis orejas más puntiagudas, mis labios más carnosos, mis piernas más velludas y largas, mi voz más grave, mis modales más gentiles, mis pensamientos más liberales, mis gustos más sibaritas, todo Alicia, todo dejé que me lo cambiaras por ti, para ser ese con el que siempre soñabas y del que según tú sólo me separaban pequeños detalles.  Y ahora…

Alicia dejó escapar un lastimero gemido destinado sin ninguna duda a ablandar el corazón de titanio de Hector.

-Y ahora.- Repitió mordiéndose los labios.- Ahora Alicia ya todo ha cambiado. De veras que no te entiendo. Me conociste, Alicia, te enamoraste de mí, lloraste porque cambiara para ti. Me has convertido en un robot por ti, Alicia. Soy un amasijo de hierros creados por tu demente cerebro tan sólo para tu disfrute.Y ahora que soy todo aquello que tu ansiabas me vienes con estas. Me dices que has dejado de quererme.

Alicia le cogió la mano con ternura, pero Hector la retiró.

-No es justo.- Dijo antes de marcharse.

  Por la chica de Marte

Antonio Cucumber, donde la cabra no llega.

antonio cucumber

Como es bien sabido, cualquier superheroe nocturno que se precie, tiene que tener una identidad diurna y conocida, la cual es preferible que tenga su ocupación laboral mañanera en algún lugar formal y rutinario (para despitar, entienden?). Ese es nuestro caso. El del Sr de Tamble y el mío. Pero sospechamos que en ese mismo edificio se esconden muchos más superheroes. Pero claro, no podemos comprobarlo, ya que una identidad oculta (como es bien sabido, repito) no se puede airear así como así.

Uno de estos casos, es Antonio Cucumber, il maestro de las alturas. Su pasión es la montaña. Ha subido picos como el Nevado Pisco y Nevado Pastoruri (Perú), el Yebel Toubkal en Marruecos y muchos más. De todas formas a él no le gusta enumerar las montañas que ha subido como si fueran trofeos, porque su verdadera meta es disfrutar de la montaña, no apuntarse muescas en su cinturón montañero (si es que eso existe, claro) A la montaña, Antonio le dedica estas palabras:

“Porque el esfuerzo ha merecido la pena. Quizás porque libero mi alma. Puede ser que arriba sea más libre. La soledad puede ser buena amiga. El mundo se ve de otra manera. Porque puedo ver como soy. Es muy grande saber de donde vengo. Y levantarme una mañana y tener claro hacia donde quiero ir. Mirar atras y ver a los que más quiero y saber cuando llego lo mucho que me quieren. Porque los grandes retos requieren grandes esfuerzos y sufrimientos. Por todo ello me gusta subierte y cuando estoy arriba descanso. Gracias Montaña porque tú me has hecho tal como soy”.

En futuros posts os enseñaré unas fotos increíbles de sus expediciones montañeras (la verdad es que lo he intentado hacer hoy, pero como soy más bien torpe, no lo he conseguido, el Sr de Tamble me enseñará, que es más mañoso). Os dejo una de su cara para que sepáis el tipo de personas que mientras que la ciudad duerme se encarga de custodiarnos con sus poderes sobrenaturales.

Otra de sus grandes aficiones es el cicloturismo. Está encantado con el carril bici (ya os iré contando alguno de sus proyectos a este respecto) En honor a él adjunto información sobre una vía verde (antiguas vías de tren que se han acondicionado para que puedan ser usadas para practicar el cicloturismo) que tenemos en Andalucía, para que todos los que le gusta disfrutar de la bicicleta y de la naturaleza puedan aprovecharla.
Vía verde: Vía de la Sierra, (Entre Bornos y Olvera)
Son 32 km de vía verde a los que hay que sumar 24 km más sin acondicionar. Está ubicado en el espectacular entorno del Peñón de Zaframagón, el embalse de Bornos y algunas riberas fluviales. Comienza en el embalse de Bornos hasta Olvera cruzando el habitat de una colonia importante de aves. Es una plataforma contínua con 5 viaductos y 24 túneles.

Por una chica de Marte

Ingmar Bergman me da miedo. Editado.

Pasé muchísimo miedo con The Ring. Pero mucho, mucho. Así que imaginaros mi cara ayer tarde cuando puse esta película (Persona, de Ingmar Bergman, que ni es de miedo ni nada)… Vamos, que no la he visto entera. Y sí, lo que se ve en una fracción de segundo es un pene.

Editado 20/07/07: Ha fallecido el señor Bergman. Descanse en paz. Vila i frid.

Por el Señor DeTamble

Ballet Chino: Diosa de la Misericordia con sus Mil Brazos

Esto es una maravilla. No es danza oriental, desde luego, o si, porque piensa en algo oriental y que palabra se te viene a la mente… China!!! Si es un ballet chino del coreógrafo Zhang Jigang. Y bueno, después de todo, si por algo se caracteriza este blog es por ser completamente heterodoxo, heterogéneo, caótico…
En fin. Es pura magia hecha baile. Una coreografía cuidadísima, a mis ojos perfecta. Espero que a vosotros os guste tantísimo como me ha gustado a mi.

Por una chica de Marte

¿Quién osa? ¡Yo oso!

Oso

Ingredientes.
– Un oso de mentira (a ser posible tan “cute” como este)
– Césped
– Cámara de fotos con macro.
– Photoshop.

Preparación.
1. Coloque el oso en un lugar bien iluminado.
2. Ponga su cámara de fotos en modo macro (o use un objetivo macro) y saque la foto.
3. Procésela un poco, solo muy poco, con Photoshop.
4. Y ya.

Toma cuteness !!!

Por el osado Señor DeTamble


Flickr DeTamble