La anunciadora

A Andrés Uribe, el mejor amigo de mi padre.

Hoy tendría muchas cosas que contaros, la actuación de ayer, el intensivo con Zuel de hoy… y sin embargo voy a contaros una historia muy peculiar que me sucedió hace tiempo. Es triste, que duda cabe, muy triste, pero a la vez o quizás por eso mismo, tiene ese halo mágico que hace que aún así la recuerdes como un momento intenso y lleno de significados. Os voy a contar en el día en que me convertí, muy a mi pesar, en la anunciadora.

Hace ya dos años, mi padre perdió a uno de sus mejores amigos, Andrés, en un accidente ciclista. Nos llamó a Antrás y a mí para que lo acompañaramos, cosa que hicimos al instante. Estaba destrozado. Aquel día mi padre no había salido con la bicicleta, pero los compañeros lo llamaron en cuanto sucedió el accidente, y nosotros llegamos al poco rato, por lo que aún no lo sabía su familia más cercana. Unos a otros se miraban para ver quien iba a llamar a su mujer. Yo le comenté a mi padre que a mi no me importaba hacerlo, pero que si le parecia, podíamos acercarnos a su casa, y aunque el golpe iba a ser el mismo, al menos tendría unas personas en las que apoyarse, unas personas que la llevaran al tanatorio, y en fin, un pequeño agarre en un momento tan duro. Mi padre estuvo de acuerdo y fuimos en mi coche a darle la triste noticia y también a recoger a la ya viuda.

Recuerdo que cada semáforo yo pensaba que de algún extraño modo el destio le estaba dando algunos segundos más antes de que su vida cambiara de una forma irreversible. Pequeños segundos en los que aún estuviera riéndose, en que aún sus planes serían factibles, en los que aún su vida era esa vida conocida que hasta entonces había llevado. La verdad es que sentí vértigo. Hice un poco mía esa indefensión que aún ella no sabía, pero que ya se había resuelto en su contra despojándola de su marido.

Evidentemente todo resultó muy duro y triste. Sus hijas, su mujer, esa cara con la que me miraba pidiendo que por favor le dieramos una oportunidad, que por favor, desandaramos nuestros pasos y que nuestra visita nunca hubiera tenido lugar.

Luego, en el entierro, a mi me daba un poco de corte acercarme porque yo no había visto a esa mujer tan solo en esos fatídicos momentos en los que le había anunciado algo tan horrible y dramático, sin embargo ella al verme se levantó y se acercó a mi. Estaba herida, completamente herida, y sin embargo su voz sonó serena y muy dulce. Sin rencor, sólo constatando un hecho cierto, me dijo, “ay, hija, tienes cara de ser buena persona, pero ojalá no te hubiera conocido nunca”. Luego me abrazó.

La verdad es que fue sobrecogedor.

Hoy espero que su dolor se haya mitigado un poco. Son cosas tan horribles… Pero aquella anécdota me hizo mucho pensar, incluso tengo ya el esqueleto de un relato a partir de la historia.

 Vaya desde aquí un momento para el recuerdo de Andrés, de su mujer y de sus hijas, cuya vida, por supuesto sin querer, me ví un día obligada a cambiar. Al menos a contarle que había cambiado. A anunciárselo. Aquel día que me convertí muy a mi pesar en la anunciadora.

Anuncios

4 Responses to “La anunciadora”


  1. 2 Uri octubre 23, 2007 en 8:22 am

    Mi niña… vaya historia… tienes un espíritu increíblemente fuerte…A medida que íba leyendo, te imaginaba en aquel camino de tu casa a casa de esta señora, en el coche, en cada semáforo… regalándole unos segundos más de vida y de sosiego a la familia… Y con el corazón sobrecogido por el devenir de los acontecimientos y la incertidumbre…

    Qué papel tan duro te tocó jugar (aunque voluntariamente… y por aliviarle ese mal trago a tu padre… eres un ángel!)

    Un beso muy fuerte, mi chiquita de Marte… No sé por qué… pero esta noche más q nunca me encuentro muy en comunión contigo…

  2. 3 Chica de Marte octubre 23, 2007 en 8:39 am

    Tú si que eres un ángel, mi ángel de la guarda, que no se te olvide que cuento contigo como salvoconducto para, si tienes razón (y ojalá que la tengas) y existe ese cielo que cuando tú lo cuentas es mucho más hermoso, me hagas un huequito cerca.

    besos, mi niña!!!

  3. 4 emilcar octubre 23, 2007 en 11:35 am

    He llegado a este blog desde el de alexliam y este post me ha parecido supremo. Cuenta con un suscriptor más desde ya.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Flickr DeTamble


A %d blogueros les gusta esto: