El número 34

a I.P.T

Siempre fue tu número favorito, el 34. Como el de tu piloto favorito, Kevin Schwantz. Ahora es el tuyo. Donde se detuvo el tiempo.

No sé, si pudieras leer esto que te escribo sé que te reirías. Aunque tú siempre te reías. De todos y de todo. Y todos contigo. Echo de menos sobre todo ese humor negro que en muy poca gente he encontrado. Aunque no es lo único que echo de menos.

Y será porque son días raros. Porque este año me he tenido que rendir a la evidencia de que sí, definitivamente sí (Este año al menos) el otoño es una estación triste. Será porque ya falta poco para que todo vuelva a comenzar y ya la cuenta de los días en el calendario los habremos vivido antes ya sin ti. Ya no serán las primeras navidades.

Te echamos de menos, claro. Y pensamos mucho en ti. Yo, desde luego, pienso. Y sé que Nuria no deja ni un instante de hacerlo. Nunca conocí a ninguna persona más libre. Nadie con menos ataduras impuestas. Te admiraba por eso y lo sabías. No ibas a bodas. No te gustaban y punto. Supiste disfrutar la vida por completo. Hiciste siempre lo que quisiste. Tuviste mala suerte. Pero eso es otro tema.

Y como te he dicho, son días raros. Hoy veré de nuevo a N. y de nuevo buscaré tu figura junto a la de ella. Nunca hubo dos figuras más inseparables. Y lo mejor, ¿Sabes qué es? que la seguiré viendo. Te seguiré viendo como te ví la última vez, con ese mono que te quedaba tan mal, aunque ella te veía guapísimo, con esa sonrisa de Hugh Grant, con tus bromas y tu humor inigualable, con los miles de momentos que vivimos juntos, con las ciudades que visitamos, con las noches que nos reímos.

En fin, quizás esto sea solo para decirte que te echo de menos y que te recuerdo. Que el dolor va apacigüándose. O quizás no va apacigüándose, pero si se hace distinto. Tan distinto como son los días sin ti. Porque aunque todo parece igual, siempre está cambiando. Todo, Isra, todo. Nosotros vamos cambiando,vamos haciéndonos viejos,van q apareciendo las primeras arruguitas en la cara de N. y en la mía, y en la de Antras, y en las de Jorge y en las de Lindo, y en las de Vero. Aunque tú no cambias Tú seguiras siendo el mismo, con la misma sonrisa irónica. Clavado en ese número que tanto quisiste, ese número que siempre hiciste tuyo. Siempre el 34.

Por una chica de Marte

Y una canción para el recuerdo de nuestro cantante favorito

Una vieja de Madrid con un sombrero,
un paraguas de papel de arroz y caña de bambú.
Capitanes valerosos, listos contrabandistas noctámbulos.
Jesuitas en acción vestidos como unos bonzos
en antiguas cortes con emperadores de la dinastía Ming
Busco un centro de gravedad permanente
que no varíe lo que ahora pienso de las cosas, de la gente,
cerco un centro di gravità permanente
che non mi faccia mai cambiare idea sulle cose, sulla gente.
Over and over again.

En las calles era Mayo y caminábamos juntos
cortando entre bromas ortigas
No soporto el coro ruso,
la falsa música rock, la new wave española,
el free jazz, punkie inglés, ni la nova era africana.
Busco un centro de gravedad permanente,
que no varíe lo que ahora pienso de las cosas, de la gente,
yo necesito un…

Cerco un centro di gravità permanente
che non mi faccia mai cambiare idea sulle cose, sulla gente. Ove and over again..

Anuncios

4 Responses to “El número 34”


  1. 1 Elia noviembre 3, 2007 en 8:32 am

    Triste y precioso al mismo tiempo…

  2. 2 il maestro de las alturas noviembre 3, 2007 en 3:21 pm

    Todos hemos perdido a grandes personas que eran cercanas y familiares. Recordarlos tal como eran es nuestro pequeño grano de arena para que sigan viviendo, aunque sea en nuestros recuerdos. Mi hijo lleva el nombre de unos de mis mejores amigos que le entrego su vida al mar en chipiona hace ya casi siete años y todavia hoy lo recuerdo como si fuera ayer. Y todavia hoy he llorado cuando me he acordado de la gran persona que era, y se me parte el corazon en mil pedazos… Hector alli donde estes cuida de tu sobrino Hector Del Pino.

  3. 3 Chica de Marte noviembre 3, 2007 en 11:36 pm

    Maestro de las Alturas!!! Enhorabuena por ese pequeño Hector del Pino que todo estamos deseando ver!!!
    Una vez más supongo que tienes razón, y que cada uno, a su forma, debe recordar a su manera. Pero recordar… Sin que sirva de lastre, es más, recordar para que te ayude a avanzar más.

    Qué sepas que estamos deseando ver a tu pequeño chiquitin (el cual, que lo sepas, tuvo un post el día de su nacimiento)

    Un besazo a ti, y a Elia, a la cual felicito por su blog.

  4. 4 Elia noviembre 4, 2007 en 10:07 am

    Chica de Marte, tampoco es para tanto mujer, muchísimas gracias :)
    Mi blog tan sólo es uno entre tantos.
    Besos!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Flickr DeTamble


A %d blogueros les gusta esto: