Archivo para 31 marzo 2008

Cosas que hacer en un fin de semana primaveral.

Todo un fin de semana marcado por el tremendo ataque de alergia que tengo. Mocos, estornudos, ojos ardiendo y llorosos, asma y toda la parafernalia eosinofílica. Aún así… la lista !!!!

– Redescubrir el mundo de los podcasts.
– Comprarme alguna que otra camiseta molona.
– Jugar al Sega Superstars Tennis de Nintendo DS y al Excitebike de NES en la PSP.
– Merendar en Ikea … pizza y churros (!!!)
– Buscar material para las próximas creaciones de la Srta. DeTamble.
– Estornudar, llorar, moquear,… ah, eso lo había dicho antes. Perdón.
– Pelearme de mala manera con el Filemaker.
– Conseguir algunos discos nuevos.
– Tocar un poquito (muy poquito) a guitarra.

Y poco más. A ver si en esta semana que entra recupero mi ritmo y escribo algún post “no-lista”.

Por el Señor DeTamble.

Anuncios

Fragilidades

En marte la gente es frágil. Es vulnerable. Me he dado cuenta que aquí también. La fragilidad me enternece.

Y ahora son días de fragilidades. En estos últimos días dos de las mujeres más fuertes que conozco se han derrumbado. Y nunca las he visto más humanas, uy, quiero decir, más marcianas. Nunca las he querido tanto. Nunca había tenido de esa forma la sensación de que debía demostrarle que yo estaba allí con ellas.

Y es que la vulnerabilidad es para mí un tema tajante.Incluso en momentos de confrontación no me permito hacer leña del arbol caído. Dejo que el rival se levante, se recomponga su traje de espadachín, y luego, si aún puede, seguiremos el duelo.

También han sido días frágiles para mí. Aunque yo nunca fui una mujer fuerte. Soy vulnerable, no sé retener las lágrimas. Y me he dado cuenta que el mejor remedío para alguién frágil es rodearse de gente que te quiere. Hoy me he sentido querida, reconfortada, cuidada, y eso me ha hecho pensar que sí, que soy una mujer frágil, pero una mujer frágil afortunada de estar rodeada de esa gente tan genial.

Y me encantaría no ser tan frágil. A veces me gustaría romper el lema marciano de pasar por la vida a pecho descubierto, para que no te pierdas ni una gota de aire. Es verdad que te da todo el aire, pero también estás completamente expuesta a todos los elementos. A veces me gustaría esconderme, pasar desapercibida siempre, llevar una coraza puesta…

A veces incluso me da vértigo pensar en que este rincón en el que escribimos nuestras cosas el Sr. DeTamble y yo que está abierto a todos, a nuestros amigos conocidos, a esos otros amigos desconocidos que ya son tan nuestros y tan conocidos (Elia, Picomike, Tabernero, I.Miguel, Alexliam, Guillermo, Chesire, Anna…) pero también a gente que puede ser cruel con mis intimidades, que me puede hacer comentarios que se que me podrían hacer daño, pero que tienen tanto derecho como cualquiera a expresarse. Y yo, que hoy me siento tan vulnerable… 

Y todas estas cosas pensaba mientras veia un documental en el que salía una tortuga y pensaba… Las tortugas son calvas.

En fin, que creo que hay algo que debo estar tomando que debo dejar ya!!!!(^_^)
Y de regalo una canción que siempre me reconforta de uno de los mayores poetas que tiene España, el Robe.

Besitos marcianos

El comienzo de una historia: Las muñecas imperfectas

Aunque ya hace tiempo que comenté aquí en el blog que quería hacer algo con fieltro, no ha sido hasta que las pequeñas obras de arte de la señorita deTamble me han animado a convertirme en creadora, en pequeña “diosa” de las pequeñas cosas. Y me ha encantado. Conozco mis limitaciones (aunque las olvido rápido) y sé que nunca podré hacer creaciones de este tipo perfectas, como Nuria, que es mañosísima, puede hacer. Soy impaciente, un poco fullera, torpina con las manos y en fin, no sólo porque no las puedo hacer de otro modo, sino porque no  quiero hacerlas de otro modo, serán así, imperfectas. Y nacen con un propósito. Recorrer el mundo de la mano de la gente a la que quiero, vivir esas vidas (pequeñas espías) que ya comenté que yo no podría vivir. Pero ellas sí…

Y así lo quiero.

 En un primer momento me quise quedar con la primera. Pero tendré aún el síndrome de Juno, que incluso mientras la hacía ya sabía que no era mía. Era mía pero no solo mía. Era de Maika. ¿Por qué? no lo sé. Solo sé que sabía que la pequeña que empezaba a surgir se llamaba Maika, y que al día siguiente, si me daba tiempo de terminarla, luciría en la reluciente bata de enfermera de la adorable y cariñosa Maika. Y así ha sido. Maika en mis manos

Hoy he hecho a Momoko. Momoko, que es japonesa, y que se llama así porque ese nombre sale en un libro de Murakami. Y porque se parece un poco a Maca, que es a quien va a ir dirigida. Y será una sorpresa para ella, porque Maca nunca lee el blog, siempre está ocupada en mil asuntos que a mí me encanta que me cuente, y en dibujar palabras. Ella hace caligrafía japonesa. Es una alumna aventajada, mezcla con delicadeza las tintas, dibuja sin prisas. Desde luego, Momoko no podía ser de otra persona. Momoko

Y las dos andarán solas, ya lejos de mí. Maika podrá disfrutar de los perros (a los que mi alergía le habría impedido acercarse). Momoko vivirá aventuras como las que acaba de vivir Maca en Nueva Orleans, y se reirá mucho, fuerte y claro, como se ríe mi amiga Macarena.

Ya os iré contando de mis nuevas niñas (las muñecas imperfectas), que tienen la cara redonda, como su madre, con los lados desiguales, que bailaran con las bailarinas del agua, Tribal con Lili, que montarán en moto con Nuria, que sacarán cosas de su bolso con Pilipili, que se irán de misiones con la bella Uri, al instituto con Belén, escribirán poesía con Mª Fernanda o serán tan sexis como Nines, tan flamencas como Silvia o Chus, o embarazadas como Yoly, curarán tristezas como Ana y Olga, recorrerán el mundo con Ángela… Y que tienen tantas imperfecciones como tengo yo.

Así las quiero.

Una chica de Marte

Otras vidas, la mía

Me marché de Marte buscando otros mundos. Supongo que como todos. Yo quería ser muchas cosas. Y fui muchas. Otras no. Y alguna fui que no quise, pero hasta eso tuvo su gracia. Cuando llegué aquí traía la maleta vacia y las ganas llenas. Pero no es cuestión del mundo por el que transite. A veces es una cuestión matemática. Un uno no puede ser un cero. Un lleno no puede ser un vacio. O sí, pero yo al menos no he sabido despejar esa incógnita.

Me dí cuenta que aquí tampoco podía ser la dama del siglo diecinueve que espera que retorne alguién de algún lugar que nunca quise que fuera, y a la vez ser un ente del siglo 300 que vuela en extraños artilugios y habla extraños idiomas. No podía ser corista y a la vez sirena. O soltera y a la vez feliz casada. Me era imposible ser Elena y Julia al mismo tiempo. Y yo quería. Pero en una vida no me cabían tantas otras vidas.

Supongo que al menos, yo, que tantas mujeres quise ser, fui esa que siempre quiso, que persiguió, que buscaba. Ni siquiera en este extraño planeta pude conseguir esa meta. Me costó asimilarlo, será que eso que llaman madurez, nos va poniendo a todos en su sitio, y a mí en mi vida (que por otra parte es una vida feliz, he sido muy afortunada)

Aún así, no puedo dejar de sentir esa necesidad de vivir otros sueños, otras angustias, y otras existencias que no son la mía. Aunque un día, no sé exactamente cual, comprendiera que, al menos en un plano real, eso no era factible.

Quizás fue exactamente por aquellos días cuando comencé a escribir…

Y de regalo, una canción, de otra vida (recuerdo que yo era rubia, las olas eran mis aliadas, hablaba con un acento extraño y me regalaron una flor en el baile de mi graduación)

Por una chica de Marte

Sevilla South Pop Festival 08

Bueno, bueno, ya está solo a un paso uno de los mayores eventos de música independiente del panorama sevillano. El Sevilla South Pop Festival. Así que ya estamos comprando las entradas para poder ir los tres días (que, por cierto, uno de ellos es mi cumpleaños). Así podré aliviarme un poco la pena de no poder ir a ver Franco Battiato (veré a La Casa Azul). Las entradas se pueden adquirir en Carrefour, tic tac tikets o en la FNAC.

SOUTH-POP-FESTIVAL-2008

Por una chica de Marte

Cosas que hacer en un fin de semana (largo) primaveral.

Hace un rato que he vuelto de mis vacaciones de semana santa. Cuatro días en casa de mis padres en la playa. Se me han hecho cortos, la verdad. Y la lista de esta semana es:

– Ver lo mal que está la programación de la tele en semana santa.
– Casi acabar odiando el estereotipo de “la austeridad de la semana santa de ***” poniendo en *** cualquier localidad de Castilla y León.
– Comer torrijas. Y roscos. Y pavías de bacalao. Y bizcocho. Y bavaroise de fresa. Y … bueno, muchas cosas. Espero quitarme pronto el kilo o dos que habré puesto.
– Jugar a la Wii como un descosido. He conseguido 60 estrellas en el Super Mario Galaxy y ganarle a los bolos cuatro partidas a mi padre. Lo último es lo que tiene más mérito.
– Jugar a juegos de la megadrive en la PSP. Pasarme el Ghouls’n’Ghost y el Thunderforce IV en una tarde. Los dos seguidos.
– Dormir siestas semi-profesionales.
– No levantarme tarde ni un solo día.
– Usar la wifi abierta del centro comercial de Huelva con el ipod touch. Solo me dio para descargarme el correo.
– No hacer ni una sola foto.
– Volver con las pilas casi cargadas al 100%.

Por el Señor DeTamble

Un poquito de frivolidad, I´m fucking…

Ví estos vídeos por primera vez ayer en sé lo que hiciste y me hicieron muchísima gracia. Lo que me maravilla de estos programas americanos donde los presentadores son auténticos ídolos de masas, es el sentido del humor que tienen. Actores de la talla de Don Cheadle (Estoy casi segura de que no se escribe así, pero bueno), Harrison Ford, Matt Damon… participan en esta broma y se ríen de ellos y de todo  (alucinantes el cameo de Brad Pitt como repartidor de pizza y el gesto de Cameron Díaz, ohh yeahhh)

Para que os vayáis haciendo una idea de lo que va, es un programa que presenta Jimmy Kimmel (el que se está f… a Ben Afleck) y una de sus colaboradoras (una conocida humorista llamada Sarah Silverman)le escribe una carta canción para decirle que le ha sido infiel con Matt Damon, y ahí empieza todo…


Flickr DeTamble