Archivo para 30 junio 2008

Cronocopios, famas y egos.

Los egos.

A veces son suaves e inspiran ternura. Los ves ponerse de puntillas, inflar los carrillos, sacar barriga para hacerse grandes. Y te hacen sonreir. Porque los ves vulnerables y les coges cariño. A veces son como la propia persona a la que acompañan(los egos pueden ser de cualquier tamaño, creo), se adhieren a ella como una segunda piel, y acarician siempre. Según todos los manuales, estos son los 90-60-90 de los egos, la medida ideal. En este tamaño son, para la persona que acompañan y para que los que rodean a dicha persona, como una crema de factor alto, te protegen sin que tengas que evitar exponerte al sol. O como un buen almohadón que te amortigüa cuando te caes. O como un buen vino que te hace sacar la sonrisa en las situaciones más complicadas. Todas estas cosas y muchas más.

Aunque de todas formas, los egos son juguetones. Cambian según quien los mire. A ti te pueden parecer proporcionados, y quizás ante mis ojos son enormes o diminutos (o las dos cosas, porque a veces van juntas). Son curiosos estos egos.

Todos los tenemos. Bailarinas, escritores, funambulistas, enfermeros, jardineros e incluso biólogos. Todos andamos bailando con nuestros egos. Y lo hacemos casi sin darnos cuenta, porque otra cosa llamativa es que sólo distinguimos el ego de los demás. El nuestro siempre es más difícil de identificar, juega a esconderse detrás del de los otros

A veces son molestos. Imagínate un camerino de baile en agosto. Las bailarinas, los trajes, las alas, candelabros, nuestros egos… Es agobiante. Pero se hace, porque ya los vamos conociendo y a algunos incluso hemos aprendido a quererlos. O por ejemplo cuando van a determinar la posición en que bailas. Si vas delante, si vas detrás, si sales en compañía, si eres la última… Es divertido, porque nosotras nos quedamos detrás y salen todos nuestros egos a pelear. Y yo a veces cruzo los dedos sin que mi ego lo vea (porque son tremendos) esperando que no sea el mío el que gane. Porque es un inconsciente y olvidadizo, como yo, y no se acuerda de que a menudo se me olvidan las coreografías y prefiero estar detrás y así tengo alguna referencia. Pero no hay quien se lo explique, menudos son!!!

Son unos liantes. Te confunden y tienen respuesta para todo. Y son lenguarones. Y nunca se equivocan, ay estos egos nuestros. Nos ponen las manitas alrededor de los ojos para que no veamos nuestros fallos. Y nos dicen que no somos nosotros, que son los demás, qué es la envidia, qué somos demasiado buenos, que es que los demás no entienden.

A veces no los soporto (los de los demás, porque como el mío se esconde y me cuesta verlo, y cuando lo veo me pone cara de santo…). Cuando van vestidos de divas, y pintarrajeados. Y me pongo seria, e incluso mi propio ego se asusta. No me gusta sobrealimentarlos. Los egos son profundamente voraces, se hinchan, se hinchan, y entonces es muy fácil romperlos. Y lo hago casi como una terapia de salud para ellos. Son tan frágiles. Pero después me siento mal. Porque ellos no lo entienden, y los veo mirarme con ojitos tristes como diciendo, pero es que no te has dado cuenta, soy bonito, soy hermoso, no te cuesta nada mimarme. A veces me mantengo estricta, pero según con que egos, que son mis predilectos, me comporto como una tía malcriada y los arrullo. Y sonrien.

Tienen una bonita sonrisa.

PD.-Para saber de cronopios y famas, os remito al inigualable Julio Cortazar.

Por una chica de marte

España!!! España!!!

Cosas que hacer en un fin de semana playero

Tras un fin de semana offline en la playa, con todos ustedes la lista de todos los domingos.

– Pasar calor, calor, calor en el coche camino de la playa. A pesar del aire acondicionado.
– Bañarme en la piscina y pasar fuera del agua, en total, 20 minutos (de reloj) al sol sin camiseta.
– Leer, leer y leer Crónica del pájaro que da cuerda al mundo. Cada vez me está gustando más.
– Jugar miles de veces al Ouendan 2, el mejor juego de nintendo DS que pueda existir (con permiso de su primera parte y del Daigasso Band Brother). El nivel dificilérrimo es genial.
– Comer a base de pescaíto frito one more time.
– Descubrir lo mucho que odio los coches que aparcan al lado de tu casa con la música alta y gravísima: boom, boom, boom.
– Salir muy pronto para no pillar atasco, y poco ha faltado para pillarlo.

Y poco más.

Por el Señor DeTamble.

Bolso July Olé

Ya os hemos contado muchas veces que en nuestro equipo de trabajo no estamos únicamente el Sr deTamble y yo. También está ella, July, una chica que según Cucumber tiene los ojos naranja.

Y tenía muchas ganas de hacerle algo, y no se me ocurría ninguna idea. Incluso tengo hecha una muñeca, de las que me han salido más bonitas, para ella, pero incluso ella cuando la estaba terminando me decía, ¿tú realmente crees que soy July? Tanto ella como yo sabíamos que no.

Y por fin apareció. Con los tacones verdes con los que cada tarde acude a sus clases de flamenco. Sonriente, descarada, simpática y todo corazón. LLegó revoloteándome el escritoria, sacudiéndome el pelo, y riendose a carcajadas, como ella se ríe.

Este domingo bailamos juntas, ella flamenco y yo oriental. Evidentemente no va a irnos a ver ni el tato, pues es a la misma hora que la final de la eurocopa. Pero entonces se lo daré. Para escuchar su risa diáfana y ver brillar sus ojos, que sí, que tienes razón Cucumber, que aunque yo no soy daltónica, también juraría que son naranjas.

bolso July Olé

detalle julia
detalle peineta
Por una chica de Marte

Un artículo!!! Qué ilusión.

El otro día mi amiga PiliPili me comentó que si me importaría participar en una entrevista sobre gente que han hecho de sus aficiones otra forma de ganar un dinero. Cualquier cosa que haga ella sé que estará bien hecha, por lo que le dije que sí sin pensarlo. Hoy ha publicado el artículo y a mí realmente me ha emocionado. Aunque en algunas cosas se le ve el plumero de amiga, claro, ya que creo que exagera bastante las cualidades. Pero está estupendamente escrito y me ha gustado muchísimo. Os dejo el enlace para que lo visitéis, a ver qué os parece, y de hecho para que conozcáis esta página en la que esta genial periodista colabora.

http://www.soitu.es/participacion/2008/06/26/u/pilipili_1214486876.html

Me ha encantado.

Gracias Pilipili!!!!

Por una chica de Marte

Mis-shapes

Hace poco me “prestaron” el disco de Astrud “Algo Cambió”. Incluía una versión (muy buena, por cierto) del clásico Something Changed de Pulp. Y claro, una cosa lleva a la otra, un link lleva a otro link, y al final he acabado viendo en el youtube casi todos los videos de Pulp (que ya tengo en DVD, pero bueno…).

Y tenía ganas de poner este aquí. Todo un himno para los que son o han sido (somos o hemos sido) diferentes. Ah, y atentos a como se mueve Jarvis Cocker.

Por el Señor DeTamble, generando contenidos.

Cosas que hacer en un fin de semana playero

Un fin de semana playero y de los más calurosos de lo que llevamos de año. O al menos eso me parece. Bueno, a la lista de todos los domingos, que es lo único que escribo desde hace tiempo.

– Escuchar de cabo a rabo el disco Algo Cambió de Astrud.
– Jugar cien mil millones de partidas al Ouendan 2 de NDS. Que maravilla de juego.
– Comprobar como han cambiado las series para adolescentes que ponen en antena tres por las mañanas. Las de mis tiempos eran bastante diferentes. ¿O el que ha cambiado soy yo?.
– Engancharme a otro libro de Murakami.
– Ver los partidos de la eurocopa bebiendo limonada casera ultra-ácida. Pero ultra-ácida de verdad.
– Perder de forma humillante al ajedrez contra mi padre.
– Comer un pastel casero hecho de base de bizcocho (muy finito, ya preparado) y nocilla. Delicieux.
– Salir de compras por Punta Umbría. Estamos en junio y ya es imposible encontrar un sitio para aparcar medianamente cerca del centro. Que barbaridad !!!.
– Volver a casa aprovechando que Alonso estaba dando vueltas a un circuito y la gente viéndolo (así me ahorro atascos).

Y creo que poco más.

Por el Señor DeTamble.


Flickr DeTamble