An american crime

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo más espeluznante de esta película es que se trata de un hecho real. Y esa idea no te abandona a lo largo de toda ella. Fue real. Y fue horrible. Tan horrible que no piensas que en cabeza alguna entre. Pero pasó y conmocionó a toda América en los años 60. No sólo por lo que perpetraron tan horribles hechos, sino por todos aquellos que también sabían lo que estaba pasando y aún así no hicieron nada para evitarlo.

Silvia y su hermana Jennie Likens, hijas de feriantes, se quedaron a cargo de una vecina, Gertrude Baniszewski, madre de siete hijos, por un módico precio. Pero el precio fue mucho más alto que el pactado con los padres de las dos adolescentes. Gertrude recluyó a Silvia en el sótano de su casa y en el transcurso de algunos meses se dedicó a torturarla con la complicidad y ayuda de sus hijos y de algunos amigos de éstos. Las innumerables vejaciones y torturas acabaron causándole la muerte a la muchacha.

No es la primera película que se hace recordando este macabro hecho (the girl next door)

Me ha gustado muchísimo la interpretación de los papeles principales, torturada y verdugo. Tanto Katherine Keener como Ellen Page están soberbias. El director intenta explicarnos, que no justificarnos (o será que yo no le puedo encontrar justificación tenga el pasado que tenga a esa tipeja) como se cuece un monstruo. Y en cierto sentido me parece que lo consigue, gracias a la actriz que hace el papel de torturadora. Borda el horrible pensamiento que algunas mentes enfermas tienen, lo hago porque lo necesitas, tras el castigo serás mejor. Ellen Page, una vez más, está magistral. A mí, la verdad, es que esta niña me encanta como actriz.

Quizás en el final hay un giro raro que desentona algo con el resto de la película y que no consuela sino apena aún más.

No sé, si la veís contadme que tal.

 

Por una chica de marte

 

 

Anuncios

2 Responses to “An american crime”


  1. 1 Lucía octubre 24, 2008 en 9:53 am

    Yo también la vi y sólo pensaba en lo que tú comentas, que esa mujer existió y que todo eso había pasado realmente.

    Y la verdad es que más que la torturadora principal, me impactaron los personajes adyacentes que se sumaban a las torturas sin mucho miramiento y disfrutando realmente una vez puestos en faena.

    O los que miraban para otro lado claro …

  2. 2 Nia octubre 28, 2008 en 1:02 am

    si tienes ganas de volver a pasar un rato malísimo con una película, te recomiendo que veas Camino. Yo soy así de rara, no llevo bien ni el terror ni las tripas pero me encanta hartarme de llorar con un dramón.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Flickr DeTamble


A %d blogueros les gusta esto: