El tren de la vida

Cuentan que Radu Mihaileanu (el director de esta maravillosa película), le preguntó a Roberto Begnini si quería actuar en ella. Le enseño el guión y le gustó mucho, pero cuentan que Roberto rehusó, ya que prefería actuar en aquellas que él mismo dirigía. Después Roberto saltaría a la fama internacional con una hermosa fábula sobre el horrible holocausto nazi. Precisamente lo que es esta película, por lo que Radu lo acusó de haberle robado la idea.

Yo, personalmente no estoy de acuerdo, aunque supongo que si que le inspiró la historia de la vida es bella, pero son muy distintas. Las dos cuentan una realidad alternativa, amable y divertida de lo que fue ese terrible episodio de la historia. Y ambas son deliciosas.

El tren de la vida cuenta como en un shtel judío, alertados por el loco del pueblo del pueblo, se enteran que se acercan los alemanes y que están llevando a todos los judíos a un campo de concentración. Y para escapar de ese desastre, hacen caso a una loca idea, del loco del pueblo, como no. Recrear su propio tren nazi, con judíos disfrazados tanto de alemanes como de judíos prisioneros, y por este medio escapar hacia Palestina.

Con una música encantadora y divertida (Que a mí personalmente me recuerda muchísimo a la de Emir Kusturica), y unas situaciones divertidísimas la película no decae en ningún momento. Es una preciosidad, os la recomiendo.

Ojalá hubiera sido verdad
638

Anuncios

0 Responses to “El tren de la vida”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Flickr DeTamble


A %d blogueros les gusta esto: