Archive for the 'Gente' Category

¡Atención! Aviso a los lectores: hemos creado otro blog.

Estimados lectores, seremos breves:

 

El Sr deTamble y la chica de marte (si es que es ese su verdadero nombre) os esperamos a partir de ahora en nuestra nueva aventura: GATOS Y CACTUS, un blog que será como este, pero en plan mejor, como más así, ya me entendéis. Recordad: gatosycactus.es.

Gatos y Cactus

¡Oh no!, ¡sálvese quien pueda!, ¡que no cunda el pánico!, ¡las mujeres y los niños primero!

¡OS ESPERAMOS!

Cucumber, ¿te gusta mi jersey?

Igual que Chica de Marte, yo también admiro a Cucumber. Un compañero capaz de venderle un polo a un esquimal; capaz de conducir un coche como si fuera un Vespino y meterse hasta por donde materialmente no se puede; capaz de tener (y mantener, casi) no una página web, sino dos; capaz de pedirle al camarero de un Kebab que le bajase un laud árabe que decoraba la pared para toquetearlo,… capaz de subirse a todas las montañas que haga falta y esquiar cuesta arriba, que es como más trabajo cuesta; y capaz de suplantarme la personalidad en el twitter porque tengo mi contraseña grabada en su blackberry.

Aparte de todo esto, Cucumber es daltónico. Y se parte de risa con nosotros cuando nos cuenta cómo ve los colores. Y te puede decir que tu jeresy nuevo es feísimo porque tiene unos colores rarísimos a pesar de ser de lo más normal del mundo, y se queda tan tranquilo. Por eso casi siempre estamos con lo de “Cucumber, Cucumber,… ¿esto de qué color es?”…

“Que ojos más bonitos tienes, ¿de qué color son? ¿naranjas?”

En fin, que Cucumber es uno de nuestros ídolos cotidianos.

Por el Señor DeTamble

Curiosidades varias de un cajón desastre 1: Asesinos en serie. Ed Gein

Bajo la horrorizada mirada de la mitad serena y prudente de este blog, y siguiendo con mi manía de hacer de éste un lugar en que cualquier curiosidad, por remota que parezca, será bien acogida, yo (Chica de Marte), la mitad morbosa y caótica, inauguró una sección del blog de curiosidades varias. Esta vez estará dedicada a uno de los asesinos en serie que más ha contribuído a las películas de terror, el macabro, el inigualable: ED GEIN. Quizás os preguntéis por qué un asesino. Me interesan muchas cosas y entre ella la mente humana, y me da escalofríos y me horroriza leer que hay gente que es capaz de anular por completo la empatía y cometer estas atrocidades. Y es horrible, sí, pero lo leo…

Bajo el aspecto de debilidad y timidez de este asesino se escondía un canibal asesino. Aparentemente era un hombre inofensivo… pero su personalidad ocultaba un terrible psicópata que convirtió su granja en un matadero humano. Sus espeluznantes crímenes proporcionaron a Hitchcock las bases para su clásica película de terror Psicosis.
Seguir leyendo ‘Curiosidades varias de un cajón desastre 1: Asesinos en serie. Ed Gein’

Felicidades a los cuatro

100_0869

Sí, no nos hemos confundido. Felicidades a los triniños porque hoy es su cumpleaños. Y felicidades a trimamá, que tener trillizos y criarlos tan bien, tiene un meritazo. Ah, y para el que no se haya dado cuenta (raro, porque tenemos los lectores más espabilados del universo): las calaveras las hemos puesto con el photoshop, los niños son muchísimo más guapos.

Os queremos (a los cuatro).

Desdichas y tribulaciones de una trimama

Ya lo hemos dicho muchas veces. No trabajamos en un sitio normal. Estamos convencidos, pero evidentemente no podemos probarlo, que la mayoría de los que trabajan allí son superhéroes nocturnos disfrazados. Pero algo falla. Porque lo hemos hablado muchas veces el Sr de Tamble y yo. Vamos a ver, si eres superhéroe, “señor” buscáte una identidad matutina anodina, de estas que pasan desapercibidas. Spiderman, Superman, eran lo más insulso del mundo al natural. Sin embargo, la gente que nos rodea no es normal, sus identidades conocidas son muy friquis, demasiado frikis. Mientras dilucidamos este misterio, os cuento las “desdichas y tribulaciones” de uno de estos superhéroes camuflados.

El caso es que es trimama. Sí, como lo oís. No que tenga tres hijos, uno de cada edad, no. Son los 3 iguales, trillizos, vamos (Como las que cantaban con Julio Iglesias). Y claro, son traviesos porque están en la edad. El otro día, trimaman me contaba una anécdota, que por lo chocante me hizo reir muchísimo. Cuando tenía que llevarlos al colegio, como aunque por su condicíón de superheroína lo tuviera, evidentemente no podía sacar un tercer brazo. Así que uno de los angelitos le quedaba huérfano de brazo y había demasiadas carreteras que cruzar. Así que, ni corta ni perezosa compró unos pequeños arneses preparados para trimamas en apuros, y allí que iba con sus niños ataditos al arnés por toda la ronda de Triana.

Claro, contado así queda muy comprensible, pero lo que veía la gente al pasar era una mujer con tres niños que llevaba atados. Trimama que tiene un sentido del humor envidiable, me contaba entre risas que oía (como tiene superpoderes (Ahí la cogí)) a la gente al pasar decirle cosas espantosas: vaya la madre que lleva a las pobres criaturas atadas como un perro, esto donde se ha visto una madre con los niños con correa, hija de p…. En fin, como ella me decía, prefería no arriesgar la integridad física de sus peques y escuchar como la ponían a parir mientras caminaba por la calle.

Para que vea como es la vida de injusta, ella asegurando la salud de sus niños y salvando la humanidad por la noche, y la gente criticandola. Qué mundo este.

Por una chica de Marte

El número 34

a I.P.T

Siempre fue tu número favorito, el 34. Como el de tu piloto favorito, Kevin Schwantz. Ahora es el tuyo. Donde se detuvo el tiempo.

No sé, si pudieras leer esto que te escribo sé que te reirías. Aunque tú siempre te reías. De todos y de todo. Y todos contigo. Echo de menos sobre todo ese humor negro que en muy poca gente he encontrado. Aunque no es lo único que echo de menos.

Y será porque son días raros. Porque este año me he tenido que rendir a la evidencia de que sí, definitivamente sí (Este año al menos) el otoño es una estación triste. Será porque ya falta poco para que todo vuelva a comenzar y ya la cuenta de los días en el calendario los habremos vivido antes ya sin ti. Ya no serán las primeras navidades.

Te echamos de menos, claro. Y pensamos mucho en ti. Yo, desde luego, pienso. Y sé que Nuria no deja ni un instante de hacerlo. Nunca conocí a ninguna persona más libre. Nadie con menos ataduras impuestas. Te admiraba por eso y lo sabías. No ibas a bodas. No te gustaban y punto. Supiste disfrutar la vida por completo. Hiciste siempre lo que quisiste. Tuviste mala suerte. Pero eso es otro tema.

Y como te he dicho, son días raros. Hoy veré de nuevo a N. y de nuevo buscaré tu figura junto a la de ella. Nunca hubo dos figuras más inseparables. Y lo mejor, ¿Sabes qué es? que la seguiré viendo. Te seguiré viendo como te ví la última vez, con ese mono que te quedaba tan mal, aunque ella te veía guapísimo, con esa sonrisa de Hugh Grant, con tus bromas y tu humor inigualable, con los miles de momentos que vivimos juntos, con las ciudades que visitamos, con las noches que nos reímos.

En fin, quizás esto sea solo para decirte que te echo de menos y que te recuerdo. Que el dolor va apacigüándose. O quizás no va apacigüándose, pero si se hace distinto. Tan distinto como son los días sin ti. Porque aunque todo parece igual, siempre está cambiando. Todo, Isra, todo. Nosotros vamos cambiando,vamos haciéndonos viejos,van q apareciendo las primeras arruguitas en la cara de N. y en la mía, y en la de Antras, y en las de Jorge y en las de Lindo, y en las de Vero. Aunque tú no cambias Tú seguiras siendo el mismo, con la misma sonrisa irónica. Clavado en ese número que tanto quisiste, ese número que siempre hiciste tuyo. Siempre el 34.

Por una chica de Marte

Y una canción para el recuerdo de nuestro cantante favorito

Una vieja de Madrid con un sombrero,
un paraguas de papel de arroz y caña de bambú.
Capitanes valerosos, listos contrabandistas noctámbulos.
Jesuitas en acción vestidos como unos bonzos
en antiguas cortes con emperadores de la dinastía Ming
Busco un centro de gravedad permanente
que no varíe lo que ahora pienso de las cosas, de la gente,
cerco un centro di gravità permanente
che non mi faccia mai cambiare idea sulle cose, sulla gente.
Over and over again.

En las calles era Mayo y caminábamos juntos
cortando entre bromas ortigas
No soporto el coro ruso,
la falsa música rock, la new wave española,
el free jazz, punkie inglés, ni la nova era africana.
Busco un centro de gravedad permanente,
que no varíe lo que ahora pienso de las cosas, de la gente,
yo necesito un…

Cerco un centro di gravità permanente
che non mi faccia mai cambiare idea sulle cose, sulla gente. Ove and over again..

Feliz cumpleaños, Guillermo (“el niño molón”) 2ª parte: el Señor DeTamble


En serio, esto no lo he escrito yo, encontré la pizarra en Ikea así

Guillermo es un tío molón. Es la mejor forma de presentároslo. Hace unas fotacas como las que os ha puesto la chica de marte, incluso algunas mejores. Pero también es un genial contertulio en el iChat (el equivalente mac del messenger), un gran conocedor de deportes alternativos (curling paraolímpico), fan de La Casa Azul y de Luis Maguiano (el cantante de opegueta) y, sobre todo, un estupendo fisionomista.

Guillermo, sabes que te admiramos mogollón. Tanto que lo mismo hacemos un cambio y en vez de tener al gato raptado te raptamos a tí. Que seguro que nos dan dinero a manta por mantenerte con vida.

Ja må du leva, ja må du leva, ja må du leva uti hundrade år !!!!!


Flickr DeTamble

upload





Más fotos